Claves para ser una empresa resiliente en medio de la crisis global

La realidad que vivimos actualmente provocada por la pandemia COVID-19 parece desconcertante y, al mismo tiempo, promisoria para algunos sectores de la economía como el sector de las TICs

Por: Carolina Masso

Gerente UEN Tecnología de Gamma Ingenieros

La realidad que vivimos actualmente provocada por la pandemia COVID-19 parece desconcertante y, al mismo tiempo, promisoria para algunos sectores de la economía como el sector de las TICs, una de los sectores que ha encontrado en medio de la situación una gran oportunidad para avanzar a pasos agigantados hacia su crecimiento. 

 

Las metas que este gobierno tiene en temas de transformación digital en Colombia, están plasmadas en el Pacto por la Transformación Digital, que plantea:

  • Aumentar en 70% los hogares conectados a Internet
  • Incrementar de 87 a 290 millones las transacciones digitales realizadas y
  • Digitalizar 34 trámites de alto impacto ciudadano. 

 

Profundo desafío para los líderes empresariales

Y no sólo las entidades del Estado deben generar estrategias en esta dirección, sino que todos los líderes de las empresas debemos estar preparados para cambiar nuestro modelo natural y empezar a desplegar productos y servicios disruptivos no solo en los canales tradicionales sino también en los canales virtuales para estar preparados para esta y cualquier contingencia. 

 

Por otra parte, aunque el país es considerado como uno de los líderes en procesos tecnológicos y de digitalización en Latinoamérica, antes de la crisis, aún había empresas que no dimensionaban los alcances de la transformación digital para su organización.

Carolina Masso Gerente UEN Tecnología de Gamma Ingenieros
Carolina Masso Gerente UEN Tecnología de Gamma Ingenieros.

De acuerdo con cifras del Observatorio de Economía Digital, solo el 11,7% de las empresas en Colombia cuentan con un plan digital.

 

Aquellos que no se abrieron antes a la posibilidad del trabajo remoto o teletrabajo, encontraron un gran desafío ante esta situación, no solo por su incapacidad para centralizar a su equipo, sino por los riesgos de seguridad a los que expone su información debido a la falta de protocolos de ciberseguridad para esta modalidad de trabajo.

Eso entre otros factores que disminuyen sus posibilidades de ser resilientes ante la crisis que enfrentamos. 

 

Cambios vertiginosos y acelerando

Ahora, en medio de esta situación vemos que se aceleraron las decisiones de cambio y se aceleran procesos que estaban rezagados en los departamentos de IT y mercadeo, áreas que por lo general tenían un distanciamiento marcado en muchos casos y que en este momento se hacen críticos e importantes.

Se tornan muy críticos de igual manera los planes de contingencia empresariales, se desempolvan los riesgos menos probables para adelantarse a la época de pos-pandemia, se valoran en gran medida las herramientas de colaboración online y de conectividad remota y así sucesivamente, y sin esperarlo, se están generando cambios disruptivos, casi por obligación.

 

Ahora, no se trata sólo de la introducción de nuevas tecnologías, es necesario renovar la cultura organizacional de las empresas y así mismo la manera de trabajar.

En este caso, es recomendable la generación de la sala de crisis corporativa ante la COVID-19, donde en compañía no solo del staff gerencial sino también con personas de la organización, en equipos multidisciplinarios, diseñen nuevos procesos y procedimientos para esta cuarentena y para la época pos cuarentena.

 

Los cambios serán obligados

Y si hay que terminar la cuarentena y aceptar que existe el virus por 8 meses o en el peor de los casos por 18 meses más, debemos cambiar la manera de trabajar sí o sí.

Ver más allá y tomarse en serio los riesgos alrededor de escenarios poco probables como lo es esta pandemia, es una gran lección que nos deja la COVID-19 en materia empresarial.

 

Así las cosas, para todas las empresas, la manera de hacer negocios tendrá que cambiar hacia una visión global enfocada en los canales offline y online; posicionando al cliente como eje central de la estrategia, cambio de portafolio, no sólo por sus gustos y necesidades sino por su comportamiento en Internet y sus canales de interacción.

 

Por otra parte, los productos y servicios que ofrecemos a nuestros clientes deberán cubrir las necesidades de los usuarios ante la situación actual y futura, ya que después de la COVID-19 nada volverá a ser como antes.

 

Reto a la capacidad innovadora

Es responsabilidad como líderes poner nuestra capacidad de innovación para lograr cambios fundamentales y buscar los beneficios de prepararse ante cualquier eventualidad, contando con la estructuración adecuada de su equipo de trabajo y con la inclusión de nuevas tecnologías para la ampliación del mercado, la optimización de procesos y recursos, el acceso, uso y protección de la información, la medición de la productividad en casa y la mejora en la toma de decisiones.

Todos estos son solo algunos de los factores que serán determinantes ante una nueva contingencia y que son realmente la oportunidad para las empresas del sector TIC.

 

Fuente: Novva Comunicaciones.

Edición: Redacción Radar Tecnológico.


 

Compartir:
Mira nuestro histórico de publicaciones:

Tecnología

Innovación Ciencia Investigación

RT

Información especializada de Tecnología, Innovación, Ciencia e Investigación global.