Web3: el protocolo que pretende poner fin al ‘algoritmo de los datos’

Libertad, democracia y descentralización: las claves de la Web3 para lograr que las redes sociales sean espacios más saludables. 

Bogotá. Las redes sociales, nuestra principal herramienta de comunicación e interacción social hoy en día, juegan un papel determinante en los procesos democráticos y sociales que vive el mundo.

En la reciente reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, Gavin Wood, fundador de Polkadot, junto a Frank McCourt, fundador de Project Liberty, destacaron en una ponencia la importancia de avanzar hacia redes sociales totalmente descentralizadas, entre otras cuestiones, que ponen a la Web3 como protagonista del cambio.

Vivimos en una sociedad en la que la gente se siente cada vez más alejada de la verdad y la gente empieza a darse cuenta y a reconocer que lo que hace para vivir su día a día requiere confianza en individuos desconocidos… No podemos elegir en qué gobierno confiamos para que nos mantengan a salvo y nos proporcione los servicios básicos que necesitamos. Y, por supuesto, no podemos elegir en quién confiamos para compartir nuestras fotos con nuestros amigos o cómo nos comunicamos con ellos. Es una situación problemática y la gente está empezando a darse cuenta”, declara Gavin Wood, fundador de Polkadot

Por su parte, Frank McCourt, fundador de Project Liberty, expresó, “internet es fantástico, es poderoso. Que todo el mundo esté conectado es impresionante, podemos resolver los problemas a escala en el mundo gracias a Internet, pero no con la forma en que está diseñado actualmente. Internet está fundamentalmente inundado y necesita ser arreglado, necesita nuevos protocolos de funcionamiento y, por supuesto, la Web3”

Las redes sociales se han topado con una pared que les impide seguir avanzando y evolucionando.

Sin embargo, la tecnología blockchain y la Web3 permitirán la transformación completa de lo que hoy entendemos como plataformas sociales, aunque la interfaz del usuario siga siendo bastante similar. 

 

Una alianza que pretende poner fin a las ‘fábricas de datos’ y democratizar las redes.

Este nuevo proyecto de redes sociales descentralizadas pretende evitar la manipulación social y política en pro de una información certera y verificable.

El principal objetivo que se plantea está basado en libertad, democracia y descentralización del internet en general, que esta libertad de información trascienda a credibilidad de la información, que permita así al consumidor sentirse confiando y tranquilo, tanto de la información que consume como de los datos que comparte.

Así como lo describe Wood, “el objetivo de la descentralización es dar a las personas expectativas más creíbles sobre los servicios que utilizan. Está ahí para un propósito, es un medio para un fin, no es un fin en sí mismo. Queremos proporcionar un espacio que tiene expectativas claras, reglas claras que son transparentes y se aplican de manera confiable, y luego es un campo de juego en el que todos los emprendedores pueden crear sus soluciones, sus servicios, y el resto del mundo puede interactuar sobre la base de poder confiar en ellos, que estos servicios funcionarán como se describe”.

Polkadot y Project Liberty han anunciado recientemente una alianza con el objetivo de desarrollar una primera implementación del Protocolo de Redes Sociales Descentralizadas (DSNP). 

El DSNP se desarrolló para funcionar como un servicio público y proporcionar una infraestructura más equitativa e inclusiva para la próxima generación de la web.

Se trata de un protocolo de código abierto que establece una gráfica social compartida que ya no depende de una aplicación específica o de una plataforma centralizada, y que está controlada y gobernada por sus usuarios.

DSNP es una parte central de Project Liberty, que busca acelerar la transición mundial hacia una economía de datos abierta e inclusiva, que transfiera el poder de las plataformas a las personas.

Estas ‘redes sociales del futuro’ puede que tengan grandes similitudes en lo que respecta a la interfaz de usuario como las que ahora tenemos disponibles, sin embargo, el gran cambio se va a producir gira en torno a la propiedad de los datos e información que se genere en este mundo digital.

Estas redes sociales no serán propiedad de grandes multinacionales, y, por tanto, tampoco los datos que se generen en la Web3.

Serán los usuarios los propietarios de pleno derecho de esos datos. Cualquier mensaje enviado, imagen, vídeo, presentación, informe, contará con la seguridad y el encriptado adecuado que proporciona la tecnología blockchain. 

Esta nueva fase tanto para el Internet que conocemos como para las redes sociales no supondrá romper definitivamente con la Web2, sino construir una nueva capa que perfeccione y pula los defectos que se han generado en esta durante los últimos años.

En esta nueva fase, queremos mantener las ventajas de la Web2, como la rapidez para comprar algo, para hablar con alguien, para buscar cosas. Hay grandes cosas en la Web2, así que tenemos que aprovecharla en la Web3, un nuevo modelo donde las aplicaciones se pulen y todos los buenos atributos de la Web2 se mantienen, pero de una manera mucho más saludable y beneficiosa para la sociedad. Creo que la gente compartirá más información cuando se dé cuenta de que controla sus datos y controla su información. Por ejemplo, a la hora de compartir información de forma anónima con el fin de curar enfermedades. Es por ello que Gavin y yo seguimos trabajando en este proyecto y apostamos por la idea de ‘menos confianza y más verdad, concluye Frank McCourt, fundador de Project Liberty.



Ponencia completa de Gavin Wood (Polkadot) y Frank McCourt (Project Liberty) en Davos 2022.



Ponencia de Bertrand Pérez, COO de Web3Foundation.

 


 

Compartir:
Mira nuestro histórico de publicaciones:

Tecnología

Innovación Ciencia Investigación

RT

Información especializada de Tecnología, Innovación, Ciencia e Investigación global.